JÓVENES & CAMBIO CLIMÁTICO

10 REFLEXIONES PARA PERSONAS QUE SE PREOCUPEN POR EL CAMBIO CLIMATICO:

1) Vivir en armonía con nuestro entorno (nuestro hábitat) va unido con vivir en armonía con las demás personas. Mientras tengamos conflictos con otras personas, tendremos conflictos con el entorno.

2) No vivir en armonía significa luchar por los recursos.

3) Una sociedad que no vive en armonía está condenada a autodestruirse porque: a) todo se hace continuamente más sofisticado, incluidas las armas, y una vez que ‘una civilización’ dispone de armas de destrucción masiva es solo una cuestión de tiempo antes de que éstas sean utilizadas; y b) continuamente hay un porcentaje menor de la población mundial que se apropia de un porcentaje más grande de todos los recursos, lo que aumenta la presión entre los diferentes grupos de personas, y entre estas y su entorno.

4) Vivir en armonía con los demás y con el entorno no es una utopía, sino la única forma para evitar nuestra autodestrucción.

5) Vivir en armonía significa no hacer a los demás lo que es odioso para nosotros, y hacer a los demás lo que esperamos que ellos nos hagan.

6) Para evitar nuestra autodestrucción debemos preguntarnos por qué tenemos conflictos con los demás y con nuestro entorno.

7) En lugar de buscar un planeta habitable, debemos asegurarnos de que nuestro planeta nunca se vuelva inhabitable.

8) La pregunta más importante sobre la posibilidad de vida extraterrestre es si estos extraterrestres viven en armonía. Si lo hagan, formamos una amenaza para ellos; Si no lo hagan, ellos forman una amenaza para nosotros.

9) Cuando unos extraterrestres se parecen a los animales que comemos, los comeremos, mientras que cuando se parecen a nosotros, pero sean menos inteligentes, los explotaremos, como ahora explotamos a los demás. Cuando nos parecemos a los animales que forman parte de su dieta, nos comerán, mientras que cuando nos parecemos a ellos, pero somos menos inteligentes, nos explotarán.

10) Cuando reflexionamos sobre la posibilidad de vida extraterrestre, nos damos cuenta de la regla de oro: no hacer a las demás criaturas lo que es odioso para nosotros, y hacer a las demás lo que esperamos que ellos nos hagan.