Diez ideas que hay que conocer sobre la Biblia

1) Religión y creencia no son lo mismo
2)
Un iluminado intenta comunicarse con las generaciones futuras
3)
Un libro sagrado no se desautoriza a si mismo
4)
Algunas autoridades religiosas se han aprovechado de la credulidad de la gente
5)
Cómo interpretar a Adán y Eva
6)
Las genealogías en el Génesis contienen secretos
7)
Los traductores interpretaron la Biblia
8)
Las genealogías en los evangelios se parecen a las del Génesis
9)
La crucifixión de Jesucristo simboliza el plan mesiánico
10)
El Mesías y la Segunda Venida de Jesús pueden referirse a la misma persona

Algunas autoridades religiosas se han aprovechado de la credulidad de la gente

Aunque las 'religiones' atraen a mucha gente que se preocupa por los demás e intenta mejorar nuestra sociedad, desde el inicio de las 'creencias' hubo autoridades que se aprovecharon de la credulidad de los demás. El relato bíblico en el cual Dios pide a Abraham que sacrifique a su hijo Isaac nos anima a estudiar el origen del sacrificio de los primogénitos y descubrir así que eran las autoridades religiosas las que exigían estos infanticidios.

Las investigaciones arqueológicas han demostrado que existía en la región de Canaán, donde vivía Abraham, la tradición de sacrificar el primogénito a un dios llamado Molok, también conocido por el nombre Baal. Melquisedec, el primer sacerdote que se menciona en la Biblia, era el rey de Salem (Jerusalén), también conocido como el rey de Bela, y el lugar donde Abraham tuvo que sacrificar a Isaac era Moría, una de las siete colinas de Jerusalén.

Como el Génesis fue originalmente escrito en hebreo antiguo, un idioma que solo reconocía los consonantes (las vocales fueron añadidas después), 'Melquisedec' es el mismo nombre que 'Molok Sedek' y 'Bela' el mismo que 'Baal'. Como 'sedek' y 'molok' significan 'justicia' y 'rey', Melquisedec significa 'justicia del rey' o 'justicia de Molok'. Por tanto, Melquisedec era un sacerdote del terrible dios al que sacrificaban los primogénitos. El hecho de que le llamen sacerdote del Dios Altísimo lo confirma –el Génesis también dice de él que presentó pan y vino–, porque era en lugares altos donde había que sacrificar a los primogénitos.

Abraham era un extranjero en Canaán y se esperaba de él que respetara las tradiciones locales. Al no poder enfrentarse abiertamente a las autoridades religiosas de la región, Abraham aseguró que iba a sacrificar a su hijo, pero cuando tenía todo listo, Dios le dijo que sacrificara en su lugar a un carnero. Gracias a esta idea brillante no solo logró salvar a Isaac, sino también poner fin a esta terrible tradición. Los sacerdotes podían ahora cambiar de opinión sin perder su imagen, y toda esa gente que anteriormente había sacrificado a un hijo no tenía que sentirse culpable.

Isaac no era el primogénito de Abraham, pero sí el de Sara. Aparentemente lo que importaba era sacrificar "todo lo que abre el seno materno". Abraham tuvo anteriormente a Ismael de una relación con Hagar, la esclava egipcia de Sara. Los musulmanes –los árabes se consideran descendientes de Ismael– conocen el relato sobre Abraham que va a sacrificar a su hijo, pero en su versión la víctima es Ismael y no Isaac.

Para entender la historia sobre el sacrificio de Isaac, debemos verla en su contexto. Es muy importante darse cuenta de que Abraham decide llevar a su hijo a Moría después de una visita de Abimélek, el rey de Guerar, que viene acompañado de Pikol, el capitán de su tropa. El nombre 'Abimélek es lo mismo que 'Abu Molok' o 'padre de Molok'. Por tanto, cuando Abimélek dice a Abraham: "Dios está contigo en todo lo que haces. Ahora, pues, júrame por Dios aquí mismo sin mentir, y tanto a mí como a mis hijos y mis nietos, que la misma benevolencia que he tenido para contigo, la tendrás tú para conmigo y para con el país que te ha recibido como huésped", lo está amenazando. Además, como Sara se quedo embarazada después de pasar un tiempo con él, Abimélek puede haber tenido una buena razón para exigir este sacrificio: la de pensar que Isaac era su primogénito.

(Referencias bíblicas: Gn22:1-13 / Lv18:21 / Jc10:10 / Gn14:18-20 / Gn14:2 / Ex13:1-2 / Gn16:1-2 / Gn 21: 22-23 / Gn20:1-3)